Orquesta Infanto-Juvenil de Reconquista: “Construir caminos para achicar distancias”

La Orquesta Infanto-Juvenil de Reconquista es un organismo único en el norte santafesino. Fue creado por una iniciativa conjunta de Fundación ODA y el Municipio de Reconquista y cumplió 10 años sosteniendo un espacio donde la música es un medio para ejercitar el trabajo grupal, el compromiso, y la palabra.  

Historia

La Orquesta Infanto – Juvenil de la Municipalidad de Reconquista es el primer organismo de este tipo en la ciudad y en el norte de la provincia de Santa Fe. Surgió en el año 2011 por iniciativa de la Fundación Oda y el respaldo de la Municipalidad de Reconquista, mediante el trabajo conjunto entre la Secretaría de Cultura y la Universidad Nacional del Litoral a través del Centro Universitario Reconquista-Avellaneda y del Instituto Superior de Música.

La formación actual está conformada por 25 integrantes que van de los 9 a los 18 años. Tiene filas de Violines, Violonchelos, Contrabajos, Flautas Traversas, Clarinetes, Trompetas y Percusión y sus integrantes se preparan semanalmente, guiados por un equipo de seis profesores.

En la década de vida, la Orquesta participó en diferentes eventos y escenarios de la ciudad de Reconquista como así también en Villa Ocampo, Santa Fe e Ituzaingó (Corrientes), abordando un repertorio de perfil clásico y popular folklórico, cuyas adaptaciones y arreglos son realizados por su directora, la Prof. Ma. Gabriela Escobar.

El equipo docente está integrado por Cristian Romero (prof. Trompeta), Rafael Duré (prof.Percusión), Martin Portella (prof.Clarinete), Joana Mussin (prof.Contrabajo y Audioperceptiva), Elen Marega (prof.Violin), Yamila Quarin (prof.Viola y Flauta traversa).

Caminos

¿Qué encuentran los chicos y jóvenes en la Orquesta?

“Hace 10 años venimos construyendo un camino que de a poco va achicando las distancias con las practicas que transcurren en otras ciudades del centro y sur de la provincia, y que también son habituales en el resto del país; y vamos generando experiencias que todavía siguen siendo nuevas en esta zona”, repasó la Dir. Gabriela Escobar.

“En esta búsqueda constante de elegir la mejor manera de llevar adelante este trabajo, tenemos también el compromiso de observarnos, mejorarnos y perfeccionarnos constantemente para seguir generando un espacio saludable y a la vez exigente en lo que demanda este tipo de tarea”.

¿Cómo seguir, sostener y no morir en el intento”

“Por su naturaleza, una orquesta no es un organismo fácil de mantener y de sostener, por eso agradecemos el respaldo recibido desde el municipio y en este caso de la UNL que desde hace 10 años renuevan su compromiso para que podamos seguir en actividad”.

“Contar con una orquesta de estas características no es en absoluto un lujo que pueda darse una sociedad, sino una garantía de que los niños y jóvenes que pasan por esta experiencia salen transformados en mejores ciudadanos, ya que, el objetivo en sí mismo no es la enseñanza de la música pura y exclusivamente, sino que es ella un medio para inculcar disciplina y valores”.

“Cada alumno tiene un rol y desempeña una función puntual dentro de la orquesta. Es un trabajo en equipo, por eso es tan importante generar esa consciencia de compromiso, esfuerzo y cumplimiento, y lo mismo ocurre con el equipo de docentes que estamos a cargo de la formación de estos chicos: independientemente de la experiencia y la trayectoria que tenga cada uno, lo más importante es tener en claro que si se asume un compromiso, cada uno es responsable de hacer su mejor aporte para que las cosas funcionen”.

Compartí con amigos