Las llamas consumieron 10 mil hectáreas de islas en el Paraná

El fuego fue intencional y desde Protección Civil apuntan a los ganaderos que utilizan la práctica de quema como técnica de renovación de pasturas. El Ministerio de Medio Ambiente de la Nación busca que los responsables respondan monetariamente por los daños.

El fuego consumió más de 10.000 hectáreas y el humo cubrió la ciudad de Rosario. Para los técnicos la principal causa es la práctica utilizada por los ganaderos para renovar el pasto.

Pocas horas antes del último gran incendio que comenzó el viernes 12 de junio, Nación junto a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos habían firmado un convenio para trabajar en la erradicación de las quemas de pastizales como medio de renovación de las pasturas.

Los incendios desatados intencionalmente demandaron el trabajo de más de 100 personas y la movilización de camiones hidrantes, aviones y helicópteros. El costo de la operación se estima superior a los 20 millones de pesos.

A partir de los hechos el Ministerio de Medio Ambiente de la Nación busca detectar los responsables para que paguen monetariamente los daños.

El fuego de las islas se lleva pasto y toda la vida silvestre que es una de las riquezas patrimoniales de todos los argentinos. Aves, mamíferos y reptiles se ven diezmados sistemáticamente por estas prácticas, que con mayor o menor medida se desarrolla en toda la costa santafesina incluida el humedal del Jaaukanigás.