Capacitación para enfrentar a la violencia y marginalidad

Por HERNÁN AGUSTINI

Hace seis meses que unos 200 jóvenes de sectores vulnerables de la ciudad de Reconquista se capacitan y realizan trabajos en el barrio donde viven. Las propuestas llegan a través de organizaciones que coordinan con el programa Nueva Oportunidad y “está generando cambios visibles en las familias y la comunidad”, sostienen funcionarios del gobierno provincial.


NOTA RELACIONADA:  Más vale encender una vela, que maldecir a la oscuridad


El programa Nueva Oportunidad se encuadra en el Plan del Norte y en él se integran áreas de varios ministerios de la provincia de Santa Fe como Educación, Salud, Justicia y Desarrollo Social, que juntos buscan dar una respuesta integral a jóvenes de 13 a 30 años de sectores vulnerables atravesados por la violencia, que muchas veces termina en delitos menores o la misma muerte. Ante esta realidad el programa propone capacitación y contención a través de organizaciones sociales que ya tenían presencia en esos barrios y conocían a los actores con los que trabajan.

“Los primeros pasos fueron en Rosario y Santa Fe. En nuestra región ya está funcionando las ciudades de Calchaquí, Vera y Reconquista con la posibilidad de extenderse a Villa Ocampo. La idea es trabajar con jóvenes que quedan fuera de los programas no van a la escuela. Este programa, intenta contener a los jóvenes que estaban por fuera del sistema en un 100% y atravesados por la violencia, que habían estado detenidos, o que habían tenido causas por cuestiones con armas de fuegos o armas blancas”, repasó el Coordinador del Nodo Reconquista, Raúl Medina.

Táctica y estrategia

El programa baja desde la provincia a organizaciones sociales que ya tienen base en el territorio. Los jóvenes forman grupos de hasta 12 integrantes y tienen un capacitador (profesional o idóneo) en oficio, que es seleccionado por el Ministerio de Educación. El capacitador está sostenido por dos acompañantes que aportan las organizaciones y que ayudan a crear puentes en la formación, pero además son el nexo para llegar con temáticas como violencia de género, educación sexual y Derechos Humanos, en un espacio que el programa denomina “tercer tiempo”.

“La estrategia es generar actividades de capacitación formal, que van desde las más tradicionales como carpintería, herrería, albañilería, a otras más vinculada al arte como la fotografía o pintura. Los encuentros se realizan en dos días de la semana y también hay un tercer día, un ‘tercer tiempo’, que es el corazón del programa, porque es un espacio que permite tener un dialogo y la posibilidad de abordar temas como puede ser la violencia y los abusos”, aseguró Medina.

“El ‘tercer tiempo’ –agregó- permite ver el día a día que viven estos jóvenes en los distintos barrios y resolver el conflicto sin recurrir a una pelea o un enfrentamiento, que por otro lado muchas veces terminaba en heridas o en la muerte de algún joven”.

La orga y los resultados

Las organizaciones que participan tienen en común la experiencia del trabajo con sectores vulnerables en los barrios más conflictivos. Algunas tienen orientación religiosa, otras se caracterizan por la militancia social, pero todas ya venían trabajando en el territorio y se sumaron al programa. En otros casos como Reconquista, el propio municipio coordina varios grupos en la ciudad que más jóvenes sumó al programa en los barrios La Cortada; Ombusal; San Francisco; Nuevo Luján; Lujan; Guadalupe; Malvinas, 374 Viviendas; Loteo Belén; Puerto Reconquista; Nueva Fe y Velódromo.

“Estamos sorprendidos de los resultados que se pueden palpar en estos seis meses de funcionamiento. Tenemos reuniones quincenales con los acompañantes y todo el tiempo surgen anécdotas y relatos de situaciones que se van dando en los barrios que son muy alentadoras. Estos jóvenes tienen una necesidad tremenda de capacitarse, de estudiar, de ser alguien en la vida y dan un cambio notable que se refleja en la familia y en el barrio donde viven”.

“Los grupos arreglaron plazas, iluminaron espacios públicos donde se juntan y los vecinos los empiezan a mirar con otra cara. Son los mismos chicos que antes los hacían cruzar de vereda y ahora son quienes están arreglando las plazas, limpiando el barrio, limpiado una pared que estaba fea o dándole luz al salón vecinal. La gente cambia la mirada y los jóvenes se sienten de otra manera, se sienten útiles, sienten que pueden hacer cosas y que pueden mirar a sus hijos de otra manera, porque muchos son jóvenes que tienen chicos y se paran de otra manera ante la vida”, aseguró el Coordinador del Nodo.

Una anécdota que habla

“En uno de los últimos encuentros que tuvimos, uno de los acompañantes que empezó hace poco, nos relataba de un problema que tuvo con los jóvenes que tiene a cargo. Un desencuentro, un malentendido, que tuvieron y discutieron, que se pelearon de palabras y que a los pocos días, él fue y habló con los dos jóvenes. Con uno había quedado mejor y con el otro no tanto, pero lo pudieron hablar. En otro momento nos hubiéramos peleado, nos hubiésemos pegado, capaz nos lastimamos, me contaba sin darse cuenta que en el trayecto de todo el curso que habían realizado terminaron resolviendo un problema de esta manera. Eso es Nueva Oportunidad, le dije, que puedas resolver el problema de manera pacífica y con diálogo”, concluyó Raúl Medina.

 

Director Editorial, Prof Hernan Agustini
Almafuerte 445 - Dpto N°7
Reconquista Santa Fe 3560 Argentina
Teléfono: (03482) 15673028
Mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Encuentranos en Facebook y dale Me Gusta a Reconquista Cultura y compartenos

BilerChildrenLeg og SpilAutobranchen