Ailen Basimiani: “El público se emocionó hasta las lágrimas”

El megaconcierto tuvo lugar el domingo 19 de septiembre en la plaza 09 de Julio de Avellaneda y contó con la participación de los Coros de Avellaneda Coros de Avellaneda, Reconquista y Villa Ocampo, y el apoyo del Ministerio de Cultura de Santa Fe. A los coros se sumó la Orquesta de Adultos y los Ballet de Danza Contemporánea y de Folklore de Avellaneda, con lo que se puedo ver a casi de 200 artistas en escena.

“Me siento muy orgullosa del resultado que se logró. Fueron muchos meses de ensayo, de práctica, de coordinar con los diferentes coreutas. Fue mucho esfuerzo y dedicación de parte de todos los integrantes de los coros, y también así de las danzas contemporáneas y folklóricas, que participaron en el evento”, repasó Ailén Basimiani, Directora del Coro Municipal de la ciudad de Avellaneda, y que tuvo a cargo la dirección de la masa coral.

“Me salen las palabras felicidad, orgullo, emoción. Creo que lo mejor que le puede pasar a un artista es que el público te diga que se emocionó hasta las lágrimas, así que, para nosotros eso es la frutilla del postre. Nos sentimos completamente realizados con que el público haya respondido así. Se disfrutó muchísimo el momento de la presentación y el respeto del público”, agregó.      

El espectáculo sumó la magia de músicos, la Banda municipal de música y la orquesta municipal de adultos, relatores y las puestas en escena del ballet de danzas folclóricas y contemporáneas del Centro Cultural Municipal de Avellaneda.

El megaconcierto, homenaje al maestro Ramírez y enmarcado además en el 50° Aniversario del Coro Polifónico Municipal de esta ciudad, puso en valor talentos de primer nivel del norte santafesino.

LA MISA CRIOLLA

Sintetiza, de modo notable, la esencia de la música folclórica argentina y el espíritu de la liturgia católica. Su trascendencia superó largamente las fronteras de ambos universos, para convertirse en una obra de alcance global, que atravesó no sólo los límites geográficos sino los de otros géneros musicales tanto como los de otras religiones, que hicieron propio tanto su contenido artístico como el mensaje que encierra.

La Misa Criolla consta de cinco partes de la liturgia común: Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus y Agnus Dei.

«No creo que para interpretarla deba necesariamente ser un hombre religioso. En todo caso, sí ser un hombre espiritual para dejarse conmover con la belleza de la obra y más como una obra de paz.  Vivimos tiempos salvajes y un llamado a la paz siempre es urgente y necesario”.

Compartí con amigos